Viabilidad de un emprendimiento

Una idea, por llamativa, única, revolucionaria o necesaria que sea, no es en sí misma un negocio. Es un magnífico punto de partida, esencial, además, pero hay mucho más trabajo que hacer antes de que puedas plantarte delante de tu jefe y decirle lo que realmente piensas de él. Los siguientes apartados te presentan los pasos que debes dar para que, dentro de seis meses, no tengas que llamar a tu antigua empresa y solicitar que te devuelvan tu empleo (y tragarte al mismo tiempo una buena dosis de humillación).

Iniciar un negocio

Investigar el mercado

Por emocionado que estés con tu idea de negocio, es poco probable que puedas responder satisfactoriamente a todas las preguntas importantes relacionadas con tu posible mercado.

Las abultadas cifras de internet

Si estás pensando en dar a conocer tu negocio a través de internet, es aconsejable que inspecciones los sitios que te interesan. Ten en cuenta que algunas páginas están llenas de humo sobre la cantidad de visitantes que reciben (a veces hablan de millones). Que el sitio sea visitado millones de veces no quiere decir que tenga millones de lectores reales.

Consejo

Antes de desarrollar una prometedora estrategia de negocio tienes que conocer a fondo tu mercado y los competidores que confluyen en él.

La principal manera de entender nuevas áreas de negocio, o aquellas que son nuevas para ti, es hacer una investigación de mercado. El objeto de esa investigación es comprobar si tienes suficiente información sobre los consumidores, competidores y mercados, para que tu estrategia de entrada al mercado o de expansión por lo menos apunten a la meta deseada.

En otras palabras, debes averiguar si existe suficiente gente interesada en adquirir tu producto o servicio a un precio que haga viable tu empresa. Si al final resulta que no das en el blanco, que es algo que te puede pasar si no investigas, puedes quedarte sin recursos para un segundo intento.

Áreas de viabilidad que debes investigar

  • Tu clientela: ¿Quiénes comprarán más de tus actuales productos o servicios y quiénes comprarán tus productos o servicios nuevos? ¿Con cuántos clientes puedes contar? ¿Qué necesidades especiales de los consumidores podrás satisfacer?
  • La competencia: ¿Quiénes competirán con tu producto o en tu segmento de mercado? ¿Cuáles son los puntos fuertes y las debilidades de esas empresas?
  • Tu producto o servicio: ¿Cómo debes modificar tu producto o servicio para satisfacer mejor las necesidades del cliente y obtener alguna ventaja en el mercado?
  • El precio: ¿Cuál puede ser el que parezca dar más por menos y, por lo tanto, estimular tanto la fidelidad de los clientes como las recomendaciones a favor tuyo?
  • El material de publicidad y promoción: ¿Cuáles son los diarios, publicaciones periódicas y demás medios de comunicación que tus clientes potenciales leen y qué sitios de la red visitan?
    • Aunque parezca aburrido, descubrir qué mensajes influyen en que la gente compre y no simplemente curiosee es indispensable para saber dónde y cómo promover tus productos o servicios.
  • Canales de distribución: ¿Cómo llegar hasta tus clientes y a quién necesitarás para distribuir tus productos o servicios?
    • Puede que tengas que utilizar minoristas, mayoristas, pedidos por correo o internet. Todos esos intermediarios tienen costes diferentes y todos los que utilices querrán una tajada de las ganancias.
  • La ubicación: ¿Dónde debes instalar tu negocio para llegar más fácilmente a tus clientes con el menor coste posible?

Despues de leer estos consejos ahora si puedes ver la viabilidad de un emprendimiento

En esta plática de TedX Alberto Bressan da algunos consejos para los nuevos emprendedores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *