Que hacer antes de emprender

¿Te adentrarías en la selva sin una rigurosa preparación previa? Tendrías que documentarte acerca del terreno y la forma de desplazarse por él, la temperatura, el régimen de precipitaciones y tu provisión de alimentos.

También te interesaría saber qué clase de animales peligrosos podrías encontrar y cómo defenderte de ellos. Cuando uno está iniciando un negocio, especialmente si es el primero, necesita tener el mismo nivel de preparación que si fuera a cruzar el desierto de Chihuahua o a explorar la selva Lacandona, porque vas a adentrarte en territorio hostil.

Emprender

La idea empresarial puede ser buena, incluso puede ser muy buena, pero el mundo rebosa de ideas como la tuya. La oficina de patentes está hasta el techo de grandes inventos que jamás hicieron ricos a sus autores, que gastaron mucho tiempo y dinero registrándolos. La forma en que se planifica, prepara y pone en práctica el plan es lo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso. Y el fracaso parece ser la norma cuando se habla de montar negocios. Año tras año, decenas de miles de pequeñas empresas fracasan, algunas estrepitosamente.

Primeros pasos para emprender

Para iniciar un negocio hay que estar en buena forma. No quiero decir que tengas que hacer dieta o ejercicio, al menos en el sentido convencional de estas palabras, sino que tienes que asegurarte de que posees las habilidades y los conocimientos necesarios para el tipo de negocio que tienes en mente, o que sabes cómo recurrir a quienes sí los tienen

Evaluar tus habilidades

La sabiduría popular en materia de negocios sostiene que, de cada diez personas que desean montar su propio negocio, sólo una lo consigue. Eso quiere decir que hay una enorme cantidad de soñadores que, aunque acarician la idea de emprender sus propios negocios, nunca logran realizarlo.

Comprueba si te encuentras en alguno de los siguientes grupos antes de emprender:

  • Natural. Si tu padre o tu madre o algún pariente dirige su propio negocio, no importa si bien o mal, es muy probable que tú también te sientas inclinado a comenzar el tuyo. Esto no tiene nada de raro, porque como en la conversación cotidiana se habla a menudo de las reglas y experiencias del negocio, algo se te habrá pegado. También conviene que seas de los que no temen correr riesgos y que la incertidumbre no te quite el sueño.
  • Adaptado. Por cada empresario cuyos padres o parientes tienen un negocio, hay dos que no. Si descubres una idea de negocio que te excita, que ofrece la perspectiva de darte dinero y satisfacción personal, entonces intenta dotarte de todas las habilidades y recursos necesarios para tener éxito en tu negocio.
    • Tendrás que adquirir buenas habilidades de planificación y organización, de finanzas básicas, relaciones laborales, sistemas de operaciones, legislación mercantil, promoción y ventas, o conseguir ayuda y asesoría de gente que tenga esos conocimientos.
  • Arriesgado. Si eres de los que tienen que estar absolutamente seguros de todo lo que hacen, tener un negocio propio no es lo tuyo. Pues cuando llega el momento en que la demanda de un producto o servicio es completamente segura, ya hay en el mercado muchos otros ofreciéndolo, lo que no te dejará mucho segmento. No hay que confundir correr riesgos con jugar al azar. Hay que ser capaz de sopesar las posibilidades y correr un riesgo calculado.

Descubrir una necesidad

A lo mejor eres un gran empresario en potencia, pero aun así tienes que saber exactamente qué es lo que piensas producir, quién lo necesita y cómo generarás dinero. Un buen punto de partida es investigar en tu entorno cotidiano y ver si alguien está insatisfecho con sus actuales proveedores. Los clientes no satisfechos son un terreno fértil para los nuevos negocios.

El modo más fácil de satisfacer una necesidad es aprovechar uno o más de los siguientes aspectos antes de emprender:

  • Economía y reducción de costes. Todo lo que ahorre dinero a los clientes es siempre una propuesta atractiva
  • Miedo y seguridad. Los productos que protegen a los clientes de cualquier peligro, por invisible que éste sea, serán siempre atrayentes.
  • Codicia. Cualquier acción que parezca reportar un rendimiento excepcional es siempre una carta ganadora.
  • Nichos de mercado. Los mercados grandes son, generalmente, el entorno natural de las grandes empresas; no te arriesgues a meterte en su territorio. Los negocios nuevos florecen en mercados demasiado pequeños para ser atractivos para las empresas mayores. Esos nichos de mercado son, por lo común, un objetivo fácil para los recién llegados porque previamente han sido descuidados, ignorados o mal atendidos por las empresas existentes.

¿Te interesa ganar dinero desde la comodidad de tu casa? En este curso de Udemy aprenderas sobe los nichos de mercado, su importancia para el desarrollo de una marca y métodos probados para ganar dinero teniendo una conexión de internet a la mano.

1 comentario en «Que hacer antes de emprender»

  1. Pingback: Emprender con una franquicia - Finanzas Amigables

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *