La regla del 80/20 en las finanzas

La regla 80/20, también conocida como el Principio de Pareto, es un aforismo que afirma que el 80% de los resultados (o productos) resultan del 20% de todas las causas (o insumos) para cualquier evento dado. En los negocios, una meta de la regla 80/20 es identificar los insumos que son potencialmente los más productivos y convertirlos en la prioridad.

Por ejemplo, una vez que los gerentes identifican los factores que son críticos para el éxito de su empresa, deben darles el mayor enfoque. Aunque el axioma 80/20 se usa con frecuencia en los negocios y la economía, puede aplicar el concepto a cualquier campo, como distribución de la riqueza, finanzas personales, hábitos de gasto.

Pareto 80/20

Entendiendo la regla 80/20

Se puede considerar la regla 80/20 como simple causa y efecto: el 80% de los resultados (productos) provienen del 20% de las causas (insumos). La regla se usa a menudo para señalar que el 80% de los ingresos de una empresa lo genera el 20% de sus clientes. Visto de esta manera, podría ser ventajoso para una empresa concentrarse en el 20% de los clientes que son responsables del 80% de los ingresos y comercializar específicamente para ellos, para ayudar a retener a esos clientes y adquirir nuevos clientes con características similares.

Principio fundamental

En esencia, la regla 80/20 se trata de identificar los mejores activos de una entidad y usarlos de manera eficiente para crear el máximo valor. Por ejemplo, un estudiante debe tratar de identificar qué partes de un libro de texto generarán el mayor beneficio para un próximo examen y centrarse en ellas primero.

Sin embargo, esto no implica que el estudiante deba ignorar las otras partes del libro de texto. A menudo mal interpretado La regla 80/20 es un precepto, no una ley matemática estricta. En la regla, es una coincidencia que el 80% y el 20% sean iguales al 100%. Las entradas y salidas simplemente representan diferentes unidades, por lo que el porcentaje de entradas y salidas no necesita ser igual al 100%.

Beneficios de la regla 80/20

Aunque hay pocos análisis científicos que prueben o refuten la validez de la regla 80/20, hay mucha evidencia anecdótica que respalda la regla como esencialmente válida, si no numéricamente precisa. Los resultados de desempeño de los vendedores en una amplia gama de negocios han demostrado ser exitosos al incorporar la regla 80/20. Además, los consultores externos que utilizan Six Sigma y otras estrategias de gestión han incorporado el principio 80/20 en sus prácticas con buenos resultados.

Ejemplo del mundo real de la regla de Pareto

Laura, una estudiante de posgrado de Harvard, estaba trabajando en una tarea para su clase de comunicaciones digitales. El proyecto consistía en crear un blog y monitorear su éxito durante el transcurso de un semestre. Laura diseñó, creó y lanzó el sitio. A mitad del trimestre, el profesor realizó una evaluación de los blogs. El blog de Laura, aunque había logrado cierta visibilidad, generaba la menor cantidad de tráfico en comparación con los blogs de sus compañeros de clase.

Para aplicar la regla de Pareto, Laura decidió asignar su “80%” a todo lo que se utilizó para crear el blog, incluido su contenido; y como su “20%”, designó a los visitantes del blog.

Utilizando análisis web, Laura se centró de cerca en el tráfico del blog. Ella preguntó:

  • ¿Qué fuentes componen el 20% superior del tráfico de mi blog?
  • ¿Quiénes son el 20% superior de mi audiencia a la que deseo llegar?
  • ¿Cuáles son las características de esta audiencia como grupo?
  • ¿Puedo permitirme invertir más dinero y esfuerzo para satisfacer a mis lectores del 20% superior?
  • En términos de contenido, ¿qué publicaciones de blog constituyen el 20% superior de mis temas con mejor rendimiento?
  • ¿Puedo mejorar esos temas y obtener aún más tracción de mi contenido de lo que estoy obteniendo ahora?

Laura analizó estas preguntas y editó su blog en consecuencia: Ella ajustó el diseño y la personalidad del blog para alinearse con los de su público objetivo del 20% superior, una estrategia común en el micromarketing. Reescribió algunos contenidos para satisfacer más plenamente las necesidades de su lector objetivo. Aunque su análisis confirmó que el mayor problema del blog era su marketing, Laura no ignoró su contenido. Recordó la falacia común citada en el artículo (si el 20% de las entradas son las más importantes, entonces el otro 80% debe ser insignificante) y no quiso cometer ese error.

Resultados

Al aplicar la regla de Pareto a su proyecto de blog, Laura comprendió mejor a su audiencia y se dirigió a su 20% superior de lectores con más determinación. Rediseñó la estructura y el contenido del blog basándose en lo que había aprendido, y el tráfico a su sitio aumentó en más de un 220%.

¿Cómo podrías aplicar el principio de pareto en tus actividades?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *