Indecisión financiera: Cómo adueñarte de tus finanzas en 2021

¿Tienes miedo de tomar una decisión financiera incorrecta, y por lo tanto no tomas ninguna decisión? No estás solo. A continuación, te indicamos cómo desatascarte, aumentar tu confianza y tomar decisiones financieras sólidas.

Indecision Financiera

Es natural querer evitar cometer errores, especialmente cuando se trata del dinero. Pero la indecisión puede impedirte obtener lo que realmente deseas. Aquí hay algunas formas de replantear tu pensamiento sobre el dinero, para que puedas dar pequeños para obtener confianza y posteriormente dar pasos más importantes.

¿Sabes lo que quieres?

En un sentido general, ¿sabe cuáles son sus prioridades financieras? A veces puede ser difícil determinar cuáles son sus prioridades y cuáles son sus presiones. Quizás un padre o pareja te está presionando para que tomes una decisión en particular. Se necesita mucha fortaleza para hacer frente a una presión como esa, especialmente si se siente inseguro o sin experiencia. Pero también es importante saber cuáles son sus propios objetivos.

¿Qué pasa si tu papá piensa que deberías ser ingeniero, pero eres tú quien tendrá que asumir esos préstamos? Tu mamá encontró el auto perfecto para ti, pero ¿te ayudará a pagar el crédito del auto?

O tal vez simplemente tenga una idea diferente de lo que es perfecto. Tal vez su pareja esté presionando para que se mueva cuando siente que debe quedarse donde está, o quiere quedarse cuando sabe que hay mejores oportunidades en otro lugar.

Visualiza tus sueños

Tomate un momento de tranquilidad para visualizar lo que quieres, independientemente de lo que los demás quieran para usted, es el primer paso para saber qué hacer. Para ayudarte a tener una idea de cuáles son tus objetivos, vas a realizar un ejercicio de visualización financiera. Necesitará un bolígrafo, una hoja de papel, una habitación tranquila y un temporizador. Visualizará su vida futura, si pudiera ser o hacer lo que quisiera.

Configura el temporizador en cinco minutos. Durante esos cinco minutos, cierra los ojos e imaginate a tí mismo dentro de cinco años. Se lo más detallado que puedas, no tienes que ser realista y no tienes que compartir esto con nadie más, solo contigo mismo. Se honesto.

Está bien cometer errores

No hay “perfecto”. Todo lo que puede hacer es tomar una decisión lo suficientemente buena con la información que tiene disponible. ¡Tantas cosas se pueden cambiar más tarde! Cometer errores es la forma de aprender. He tomado algunas decisiones financieras increíblemente sensatas (incluido el momento en que puse un maldito auto en mi tarjeta de crédito, pero esa es otra historia). Las personas que amo también han hecho cosas financieras tontas. (Como comprar carne que “se cayó de la parte trasera de un camión”. Nunca haga eso).

Genera un presupuesto

La elaboración de un presupuesto permitirá tener un control financiero expresado en términos monetarios, por lo tanto, en él se deben de registrar y considerar los ingresos que se obtendrán y que son conocidos y recurrentes, los gastos que se realizarán, tomar en cuenta las posibilidades de que surjan imprevistos, así como definir la cantidad que se pretende destinar al ahorro.

Es el primer paso para identificar como se encuentran tus finanzas y poder reducir gastos innecesarios.

Da click aquí para leer más sobre los presupuestos

Conclusión

Administrar tu dinero puede ser muy abrumador. Es muy fácil quedar paralizado por el miedo cuando se trata de decidir qué hacer, o tener tantas acciones que realizar que no puede averiguar por dónde empezar primero.

Está bien ir despacio.

Elige una pequeña cosa cada mes en la que concentrarse. No intentes hacer demasiado a la vez o te sentirás abrumado. Este mes, inviertelo en tu cuenta corriente. El mes que viene, ahorros. Un mes después, haz un seguimiento de los gastos.

Da el primer paso tomando decisiones financieras y saborea tus ganancias cuando las obtengas.

Cuanta más experiencia tengas, más confianza tendrás, y entonces tendrás fe en ti mismo cuando llegue el momento de tomar decisiones más importantes: no solo fe en que tomarás la decisión correcta, sino también fe en que, si haces lo incorrecto, encontrarás una manera de recuperarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *