Gastos ocultos de un Freelancer

Trabajar como Freelancer puede ser una oportunidad profesional emocionante y llamativa para muchas personas, pero hay gastos ocultos que debes conocer. Esto es lo que he aprendido a lo largo de mi étapa de trabajador independiente.

Gastos Ocultos Freelancer

Trabajar como Freelancer es una gran oportunidad para controlar tus ingresos y tu horario. Pero con toda la libertad y flexibilidad vienen los costos que pueden afectar tus resultados finales. Algunos de estos costos pueden parecer obvios, pero otros están ocultos en las trincheras de administrar tu propio negocio.

Sígueme mientras analizo más de cerca los costos de ser un profesional independiente, así como otras cosas que debes tener en cuenta antes de emprender el camino de trabajar por tu cuenta.

Impuestos

Uno de los mayores gastos del trabajo autónomo es el pago de impuestos. Cuando trabajas por cuenta propia, eres responsable de pagar todos los impuestos tu mismo. Y créeme, es mucho más difícil de lo que parece.

Como trabajador independiente, los pagos de impuestos pueden terminar fácilmente costando varios miles de pesos cada año (o cada mes, dependiendo de tus ingresos) y los pagos atrasados pueden conllevar multas elevadas del SAT.

La buena noticia es que es posible que puedas reducir tu carga fiscal con la ayuda de las deducciones.

Dado que tienes tu propio negocio, puedes cancelar los gastos de tu negocio. La distinción entre los gastos del negocio y los gastos del hogar puede volverse borrosa si trabajas desde una oficina en casa.

Gastos en el hogar

Dado que probablemente trabajarás desde casa, debes considerar que los gastos de tu hogar pueden aumentar. Algunos gastos a tener en cuenta incluyen:

  • Servicios básicos: Con más tiempo en casa, el costo de tus servicios públicos puede aumentar. Desde la electricidad que se requiere para cargar la laptop, hasta el gas que usas para preparar el almuerzo, todo suma.
  • Internet: Aunque probablemente ya tengas un plan de Internet, es posible que debas actualizarlo si trabajas desde casa con regularidad.
  • Artículos de aseo personal: Cuando pases más tiempo en casa, también pasarás más tiempo en tu baño. Con eso, podrías usar más papel higiénico y jabón de manos de lo que harías normalmente. Si bien puede parecer un gasto pequeño, ¡se acumula rápidamente!
  • Gastos inesperados: Desafortunadamente, muchos de nosotros nos enfrentamos a cortes de energía o de Internet. Cuando eso suceda, es posible que debas correr a una cafetería local para terminar tu jornada laboral. Eso puede generar gastos adicionales que no estaban considerados.

Mobiliario de oficina

Si trabajas desde casa, es posible que debas comprar algunos artículos para que el espacio sea más productivo. Los primeros gastos son el equipo que necesita para tu negocio independiente. Eso podría incluir una computadora, cámara, impresora, escáner o cualquier otra cosa que te ayude a hacer tu trabajo. Además, es posible que debas comprar un escritorio y una silla para trabajar cómodamente.

Tiempos muertos

Parte de ser propietario de un negocio es que serás responsable de tareas generales en las que quizás nunca hayas pensado. Muchas de estas tareas pueden ser pérdidas de tiempo no remunerado que le quitan tiempo a los clientes que pagan.

Algunos incluyen buscar nuevos clientes, enviar facturas y llamadas telefónicas de clientes que podrían haber sido un correo electrónico. Mientras calculas tus tarifas, asegúrate de tener en cuenta algunos de los costos generales esperados.

¿Qué otros gastos ocultos tienen un freelancer?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *