¿Endeudarse es bueno?

Una deuda genera una obligación de devolución del dinero que te han prestado, y no cumplir con esa obligación puede ponerte en un serio aprieto, no solamente en el momento presente, cuando tienes que responder con la garantía correspondiente. Sino en el futuro, ya que cuando realmente necesites el endeudamiento no habrá nadie que quiera dejarte dinero. La garantía es a lo que el prestamista (quien te proporciona el dinero) se acoge en caso de que tú (prestatario) no devuelvas el dinero y le compense esta pérdida. Hace un par de años aparecía la noticia de un banco italiano que aceptaba quesos mientras estaban en proceso de añejamiento como garantía del préstamo hecho a una empresa quesera.

Si tienes una vivienda en propiedad y necesitas dinero para hacer frente al pago de diversas pequeñas deudas acumuladas o para hacer reparaciones en tu casa, es posible que te convenzan de que un préstamo sobre el valor neto de la vivienda sea una buena solución. Un préstamo sobre el valor neto de la vivienda es un préstamo garantizado por la inversión neta en la vivienda tras restarle el valor total de la hipoteca.

Pero no todos los préstamos y prestamistas son iguales, por lo tanto deberías comparar y leer a detalle las letras «chiquitas».

Deuda

El endeudamiento puede comerse tu liquidez y no debes permitirlo. La liquidez es un requisito indispensable para hacer frente a contingencias no esperadas. Si te endeudas, hazlo en activos que te generen liquidez. Cuando el préstamo se convierte en usura El coste de obtener préstamos de instituciones de préstamo que cobran cargos altos puede resultar excesivo y en algunas ocasiones abusivo.

Por ejemplo, algunos prestamistas buscan propietarios de bajos ingresos o que tienen problemas de crédito o son de edad avanzada para engañarlos sobre las condiciones y los términos del préstamo o para otorgarles préstamos que en realidad no pueden pagar.

Obtener un préstamo de un prestamista sin escrúpulos, especialmente de uno que te ofrezca un préstamo a cambio de un alto tipo de interés y de utilizar tu casa como garantía, es un suicidio. Podrías perder tu hogar y tu dinero. No juegues con esas cosas, ya que si necesitas dinero lo mejor es que acudas a una entidad financiera regulada por el Banco de España.

Pero para ello es necesario que hayas mantenido siempre una buena conducta en el cumplimiento de tus obligaciones, ya que, si no es así, no te quedará más remedio que recurrir a ese tipo de prestamistas que a cambio de un alto precio te ofrecen dinero en unas condiciones poco recomendadas.

Si encima utilizas la deuda para refinanciar otras deudas, la pelota se hará cada vez más grande y acabarás pagando más intereses que el nominal del préstamo (lo que te han dejado).

Endeudamiento bueno

Aunque parezca, de todo lo que voy diciendo, que el endeudamiento es muy negativo, quiero que también entiendas que pedir financiación puede tener su lógica siempre y cuando nos sirva para adquirir bienes o servicios que:

  • Aumenten su valor con el paso del tiempo para que en un futuro ese bien valga más que lo que costó más el coste de financiación. Es decir, que lo que acabes pagando sea el precio de compra más el coste de la financiación. El ejemplo más habitual que teníamos hasta ahora era la compra de un inmueble.
  • Generen ingresos (cuando inviertes en formación o en crear tu propio negocio) o disminuyan gastos durante la vida del préstamo (si decides comprar para evitar pagar un alquiler) por unos importes que sean superiores a lo que te cuesta la deuda.
  • Resulten completamente imprescindibles por la situación de cada uno y no podamos deshacer en ese momento inversiones por diversas razones.

Endeudamiento malo

Por desgracia para todos, las deudas malas son las que acaparan la mayor parte de la financiación de las familias de este país. Son aquellas deudas que contraemos para comprar bienes o servicios que ni necesitamos ni podemos permitirnos, pero en las que caemos para sentirnos mejor o para aparentar.

Un ejemplo de deuda mala es la típica que contraemos para irnos de vacaciones. Nunca utilices préstamos al consumo cuyos plazos de amortización sean superiores a la vida del producto financiado. ¿Te gusta seguir pagando por aquellas vacaciones que hiciste hace dos años? Para gastos que se consuman rápidamente lo mejor es ahorrar hasta poder pagarlos en efectivo. Y si no puedes, no te concedas ese lujo.

Deuda muy mala

La manera de saber si una deuda es muy mala es simple. Mira el tipo de interés que te cobran, y si es muy alto en comparación a cómo están los tipos de interés en ese momento, esa deuda es malísima. Generar descubiertos en cuenta, sacar dinero a crédito en cajeros automáticos, aplazar los pagos de la tarjeta de crédito y aquellos créditos rápidos que nos dan con sólo hacer una llamada, etc. entrarían dentro de esta categoría.

Estas deudas son muy peligrosas, porque si no las pagas te van generando muchísimos intereses y el efecto bola de nieve hace que al final acabes endeudado hasta las cejas

1 comentario en «¿Endeudarse es bueno?»

  1. Pingback: Tipos de financiación - Finanzas Amigables - Emprendimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *