El riesgo de las “ofertas públicas iniciales”

Una oferta pública inicial (OPI) de acciones se trata del proceso de ofrecer acciones de una corporación privada al público por primera vez. La emisión pública de acciones permite a una empresa obtener capital de inversores públicos.

La idea de las ofertas públicas iniciales (OPI) es atractiva e irresistible para muchos inversores. Las empresas que cotizan en bolsa suelen pertenecer a sectores de gran interés para los inversores en ese momento. Las empresas de OPI también tienden a vender productos que se han convertido en nombres familiares para los inversores en un corto período de tiempo. Estas empresas recurren a las OPI como una forma de recaudar efectivo para sostener su rápido crecimiento.

Oferta Publica Inicial

Pero a pesar de su atractivo, las OPI son muy especulativas debido a que:

Falta un historial de negociación de acciones: es imposible ver cómo se han comportado las acciones a lo largo de los años porque una oferta pública inicial aún no se está negociando.

Suelen ser empresas jóvenes: las empresas más pequeñas y de rápido crecimiento suelen ser las que cotizan en bolsa. Estas empresas tienden a tener un historial operativo limitado, equipos de gestión inmaduros y solo unos pocos productos o clientes.

Venden sus acciones primero a grandes inversores institucionales: las OPI generalmente se venden primero a grandes inversores, como planes de pensiones, al precio de oferta. Cuando la acción comienza a cotizar, los inversores pueden ofertar esas acciones por encima o por debajo del precio de oferta. Las OPI muy esperadas a menudo atraen tanto interés del público en general que las acciones se ven impulsadas a niveles excesivamente altos. Los inversores que compran en el apogeo de la manía a menudo se sienten decepcionados con sus ganancias.

Ejemplos de OPIs

Alibaba, el gigante chino de comercio electrónico, debutó en la Bolsa en 2014 superando todas las expectativas, y en su primer día de cotización en la Bolsa de Nueva York, las acciones de la empresa subieron 38%. Desde su debut a diciembre de 2019, el precio de sus acciones ha ganado más de 200%.

Uber quizá uno de los debuts más sonados, esperados y decepcionantes. La empresa se convirtió en la cuarta salida a Bolsa más grande en Wall Street en la década, pero el día de su OPI, luego de salir a 45 dólares por acción, el precio cayó 8% y desde entonces no ha dejado de bajar. En los meses que lleva cotizando, el valor de las acciones ha caído más de 37%, pues los inversionistas dudan de su rentabilidad, ya que la firma sigue sin generar ganancias.

Leer sobre la salida a la bolsa de AirBnB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *