¿Cómo funciona CoDi?

El funcionamiento para realizar transacciones con CoDi es el siguiente:

El vendedor del bien o servicio genera un mensaje o solicitud de cobro a través de su dispositivo móvil con la aplicación CoDi vía código QR, introduciendo los datos de monto, referencia y descripción o concepto e ingresa cualquiera de los siguientes medios de cobro: número de tarjeta de débito, clave interbancaria o número de celular asociado a la cuenta.

CODI

El comprador identifica en su dispositivo móvil la cuenta y monto, toma una fotografía del QR desde la aplicación de la institución financiera desde la que quiere pagar y acepta el cobro. Lo que se traduce en una transferencia electrónica vía SPEI si comprador y vendedor son de distintos bancos, o bien, una transferencia local sin SPEI en caso de que ambas cuentas pertenezcan a la misma institución.

Una vez que se completa la transferencia, la aplicación del CoDi notifica al instante a las partes, la confirmación del pago.

¿Y si hay que hacer una devolución?

El procedimiento no es muy distinto. El comprador puede ver su historial de mensajes de cobro y seleccionar aquel que sea objeto de devolución. Cuando lo haga, la aplicación CoDi debe mostrar los datos de la operación, mismos que no pueden modificarse. Una notificación llega al vendedor que debe autenticarse para realizar la transacción por el monto de vuelta.

¿CoDi es gratis?

Totalmente. No se necesita hacer pago único ni tener una suscripción para utilizar los pagos vía CoDi. A lo mucho, los cobros que se harán por utilizar CoDi serán las comisiones establecidas por los bancos en caso de que los montos sujetos de transacción sean mayores a 8,000 pesos.

¿Se puede pagar cuanto sea con CoDi?

Cada institución financiera fija el monto máximo de transacciones vía CoDi, aunque el Banxico ha establecido que todas las transferencias menores a 8,000 pesos podrán hacerse sin cobro de comisiones por parte de bancos.

¿Qué hacer cuando llegue un mensaje de cobro?

El comprador tiene hasta tres opciones: aceptar, rechazar o posponer la operación.

Si el comprador acepta, la identidad del comprador debe ser autenticada por mecanismos de seguridad elegidos por cada banco, que puede ser desde reingresar contraseña, o registrar huella digital en el Smartphone, entre otros.

Si se rechaza la transacción no se requiere autenticar la identidad. Si la operación se pospone, entonces el mensaje de cobro se almacena para luego ser aceptado o rechazado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *